Reto 21/52 – La caja de madera, parte 2

caja-top

(Parte 1, parte 2, parte 3)

—¿¡Qué hay en la caja!?

Nicolás se había acercado furtivamente a la caja que reposaba en el aparador, tras las puertas de cristal cerradas. Por algún motivo desconocido, había decidido rematar su sigiloso acercamiento con un movimiento de kárate muy peliculero y una frase exclamada a voz en grito.

Luz se levantó del sofá en el que se acababa de sentar hacía apenas unos minutos —en la televisión Belén Esteban seguía repitiendo la misma frase una y otra vez por el capricho de un realizador que pensaba que aquello era la mar de divertido— y le dio un pescozón a su nieto.

—¡No toques eso, niño!

—¡No lo he tocado! —se defendió el niño, lamentando internamente no haber podido hacerlo aún. Pero lo haría, vaya que sí.

—Es una cosa de tu madre. Se enfadará mucho si tocas esa caja. Por eso la estoy guardando. —Luz levantó el dedo muy cerca de la cara de su nieto, a modo de advertencia—. Ni se te ocurra, Nicolás. Ni. Se. Te. Ocurra.

Nicolás puso una cara de fastidio.

—Vaaaale…

El sol empezaba a brillar con fuerza al otro lado de las persianas a medio bajar.

—Abuela, ¿puedo salir a jugar en la terraza?

Luz miró por la puerta de cristal. Su casa estaba en un primer piso, y la amplia terraza estaba a apenas un metro y medio de la calle. No era la primera vez que Nicolás se había escapado a la calle. Y además estaban sus planras, sus pobres plantitas que tanto sufrían con los brutales juegos de su nieto.

Por otra parte, casi sería peor tenerle encerrado en la casa todo el día…

—Vale, pero ni se te ocurra saltar a la calle, ¿está claro? —Nicolás asintió con fuerza, poniendo una cara de niño bueno muy poco convincente—. Y no toques las plantas. ¡Ah, y no saques afuera la tableta esa de tu madre, dejala en la mesilla.

El niño dejó el aparato sobre la mesilla sin decir nada, y corrió hacia la terraza. Luz lo miró jugar un rato por la ventana, y finalmente se cansó.

—Vamos a seguir con el programa. No está muy interesante hoy, espero no dormirme…

Por enésima vez inició la operación de acomodarse en e sofá tras subir el volumen de la tele un poco más, y dejó que el tiempo corriera a su alrededor…

De repente Luz se dio cuenta de que la casa estaba demasiado silenciosa. Tanto, que hasta creía haberse quedado traspuesta. Miró primero a la tele: si, ese no era el programa que había estado viendo, esa era la prueba de que una cabezadita si se había echado.

Se levantó con algo de esfuerzo.

—¿Nicolás?

Caminó por el pasillo, pero no vio a su nieto.

—¿Nicolás? ¿Donde te has metido? Ni se te ocurra esconderte, no quiero volver a tener que mirar bajo el sofá. Mi espalda ya no está para esos trotes.

Volvió hacia el salón para dirigirse a la cocina y la terraza, cuando la pantalla del trasto aquel que se había dejado su nieto sobre la mesilla del salón se encendió de repente. La pantalla mostró un fondo negro con una máscara blanca de rasgos sonrientes, y una especie de linea formando ondas bajo ella, ondas que se iban deformando a medida que una voz grave, de hombre, empezó a hablar.

—Hola, Amanda. No busques más a tu hijo, Nicolás está conmigo. Ya sabes lo que tienes que hacer.

(Continuará)

Relato registrado en el Ministerio de Cultura. Por favor, contacta conmigo si deseas conocer los números de registro. Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos por la ley y bajo los apercibimientos legales previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin autorización previa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s