Reto 26/52 – Amigo dictador

dictador-top

El conde Vikam Kashire se mesó la afilada y bien recortada barba, volteó el reloj de arena y se encaró con su reflejo en el espejo. Sonrió ampliamente y levantó el dedo índice de forma teatra.

—Queridos súbditos. Sé que los hechos del último año os han hecho recelar. Fue una triste desgracia que nuestro antiguo monarca, Keridan III, muriera de aquella manera ,asesinado de aquella forma tan vil. Me tomé la licencia de tomar su lugar ante el gobierno del país tan solo por responsabilidad. Vosotros necesitáis un líder fuerte, y yo creo humildemente que soy el más indicado para ello. Lo creía entonces y lo sigo creyendo ahora.

Vikam pensó en hacer una pausa para esperar a la ovación hasta que se dio cuenta de que era posible que no recibiera ninguna. Las revueltas, las dichosas revueltas…

—Como decía, sé que éste último año no ha sido sencillo para vosotros,pero os lo aseguro que tampoco lo ha sido para mí. Las represiones de los primeros días fueron necesarias para restaurar la paz tras el magnicidio. A mí me dolieron más que a vosotros aquellas muertes. Y si, puede que algunos de los soldados se excedieran un poco, pero todo fue, en realidad, para mantener la seguridad del reino. Y, por ende, de todos vosotros.

Hizo otra breve pausa, mirando el reloj de arena a la mitad. Asintió levemente. Bajó el dedo.

—También soy consciente de que la subida de impuestos os ha dejado un poco ahogados, pero os aseguro que todo redunda en vuestro bien. Necesitáis un reino fuerte, con líderes fuertes. El antiguo rey no comprendía esto, yo sí. Por eso antes estabamos en riesgo continuo de ser invadidos, de perder nuestra identidad; ahora nos temen, nuestros enemigos han aprendido a respetarnos probando el sabor de su propia sangre. Y si, para que esto pasara fueron necesarias todas las vidas de aquellos valientes que lucharon en el ejército. Sé que con el tiempo entenderéis que la obligatoriedad de marchar al frente fue necesaria en el pasado y lo seguirá siendo en el futuro.

Volvió a levantar el dedo índice y subió el tono.

—Por eso, queridos súdbitos, me gustaría que detuviérais estas revueltas. Yo estoy de vuestro lado, no soy vuestro enemigo. Si os estoy reprimiendo con la fuerza es porque me estási obligando. Cuando detenemos y torturamos a los conspiradores contra el reino lo hacemos en realidad por vuestro propio bien, pues son ellos los verdaderos enemigos. Vuestros hermanos y hermanas, esposos y esposas, amigos y amigas… Ellos son vuestros verdaderos enemigos, vosotros mismos deberíais destruirlos antes de permitir que conspiren contra mi persona, contra el reino. Sé que lo comprenderéis. Puede que no ahora, pero lo haréis.

La arena del reloj estaba a punto de caer del todo. Vikam recortó mentalmente parte del discurso y se apresuró a terminar.

—No, no soy el malo. Todo lo contrario. Yo soy el verdadero héroe de esta historia, os lo aseguro. Porque todo lo hago desinteresadamente por vuestro bien. Tan solo por eso. Yo no elegí ser rey, disfrutar del lujo y el poder de la corona. No está en mi carácter la codicia. Pero sabía que alguien tenía que dar un paso al frente. reaccionar ante la desdichada (aunque afortunada, en el fondo) muerte del débil rey Keridan IIIcon valentía.

Inspiró profundamente a la vez que el último grano de arena caía en el fondo del reloj.

—No os resistáis ahora, mis súdbitos. No os asustéis de los soldados que estarán entrando ahora en la plaza. Están aquí para protegeros. Entregad a los conspiradores y marcharos. Y no os resistáis, o moriréis todos, pues tan solo otro traidor puede encubrir a un traidor o traidora. Y no lo olvidéis nunca una cosa:

Sonrió aún más y lanzó un tierno beso a su reflejo en el espejo.

—Os quiero a todos.

Asintió vigorosamente. Sí, así lo haría. El ensayo había quedado genial. Inspiró profundamente caminando a paso lento hasta el balcón, luego exhaló todo el aire antes de coger el picaporte y salir al gran balcón que dominaba la plaza. Con disimulo, giró de nuevo el reloj de arena.

—Queridos súbditos. Sé que los hechos del último año…

Relato registrado en el Ministerio de Cultura. Por favor, contacta conmigo si deseas conocer los números de registro. Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos por la ley y bajo los apercibimientos legales previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin autorización previa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s