Reto 32/52 – Betatesters

whatsapp-top.png

Lucía tecleaba a toda velocidad sobre el teclado virtual de su teléfono, tumbada en la cama. Hacía un calor de mil demonios en su habitación. La luz verdosa de la pantall se reflebaja levemente en ñas minúsculas gotas de sudor de su frente.

LUCÍA: “Quizás cambiando lo de ‘el longevo galeón con la quilla cubierta de cuerpos de crustáceos’ por ‘el antiguo navío con restos de mil viajes sobre la madera antigua de su cuerpo’…”

Al otro lado de la conversación de Whatsapp su grupo de lectores y lectoras cero opinaban:

MARTA: “No sé. no sé…”
MIGUEL: “Me sigue pareciendo un poco rebuscada la frase.”

Lucía bufó, mordiéndose la uña de su dedo anular antes de seguir aporreando la telas virtuales.

LUCÍA: “A ver qué tal: ‘el barco curtido por mil viajes a lo largo del salvaje océano'”

Esperó paciente las respuestas.

MARTA: “Es una construcción de frase un poco manida, Lucía, ¿no crees?…”
JOSE: “Pues a mí me gusta más.”
GEMMA: “Yo prefiero lo de los crustáceos, me mola.”

Lucía se llevó las manos a la cabeza.

LUCÍA: “A ver, gente, vamos a centrarnos. Llevamos una hora con este capítulo y no hemos pasado de los comentarios del primer párrafo. ¿Dejamos la frase como está?”
MARTA: “A mi esa frase no me convence nada.”
MIGUEL: “¿Y algo como: ‘el ajado galeón reposaba sus viejas maderas…’?”
GEMMA: “¿Sus viejas maderas? ¡Anda, ya, Miguelito!”

Lucía ya había empezado con la segunda uña cuando empezó a impacientarse con sus testers.

LUCÍA: “Vamos a dejar esta frase para más adelante, que veo que no acabamos nunca. Sigamos con el comentario de la descripción de Roger Rolls, el pirata, que decís que…”

Los mensajes se apelotonaron:

MIGUEL: “Yo no lo dejaría…”
MARTA: “No, no. Si lo dejamos se quedará así, y no sé, no me gusta nada…”
JOSE: “Si, terminemos primero con esto.”
GEMMA: “Insisto, a mi lo de los crustáceos…”

Lucía ahogó un grito agarrando la almohada.

LUCÍA: “De acuerdo. Vamos a proponer otra posibilidad: ‘Ancló el navío al puerto y descendió’. Ya está, sin más.”
MARTA: “¿Solo eso? ¿Sin descripciones?”
JOSE: “Lo veo un poco triste así.”
GEMMA: “Yo dejaría lo de los crustáceos…”
MIGUEL: “Deja que piense… ¿Y algo como: ‘el galeón…’?”

Lucía volvió a gritar, esta vez sin la almohada delante. Sin poder reprimirse, tiró el móvil al otro lado de la cama y se volvió, ignorando lo pitiditos de las notificacioes, mientras mascullaba:

—Idos al cuerno. Vosotros, el maldito galeón y Roger el pirata. ¡Me voy a dormir!

Mientras, en la pantalla seguían saliendo frases:

MIGUEL: “¿Lucía? ¿Lucía?”
MARTA: “Creo que esto significa que lo dejamos por hoy…”
GEMMA: “Pues a mi me gustaba la frase que había al principio.”
MIGUEL: “Es verdad que lo de los crustáceos no estaba tan mal…”
GEMMA: “¿A que no?”

Relato registrado en el Ministerio de Cultura. Por favor, contacta conmigo si deseas conocer los números de registro. Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos por la ley y bajo los apercibimientos legales previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin autorización previa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s