Reto 31/52 – Karma (parte 4)

karma-top

Cuando los colores empezaron a desvanecerse a su alrededor una escena extraña se empezó a materializar. Ramón sentía un dolor indescriptible en su cabeza, un mareo intenso que le impedía enfocar la mirada. Poco a poco el entorno se fue definiendo un poco más, a medida que el antiguo Ramón iba asumiendo la verdad de su actual existencia.

“Soy una cucaracha, ¡una cucaracha! ¡Cojones! ¿Pero ésto que es?”

Ramón probó a mover sus patas una a una. Aún no se sentía con fuerzas para levantar su horrible cuerpo, no se sentía ni siquiera capaz. Se sentía como un niño, aprendiendo a caminar desde cero. Probó a levantar su pesaso abdomen un par de veces… y su cuerpo respondió solo.

“Esto no parece tan dificil…”

Probó a corretear de un lado al otro, sin rumbo definido, mientras iba afianzando cada vez más sus habilidades motoras sobre aquellas patas segmentadas. Finalmente acabó casi incluso disfrutándolo. Si tuviera una boca capaz de hacerlo, Ramón hubiera sonreído. Continue reading “Reto 31/52 – Karma (parte 4)”

Reto 30/52 – Karma (parte 3)

karma-top

Mas no pasaron las cosas como imaginaba, no. Todo lo contrario.

La oscuridad no lo visitó. Tampoco la Parca. No había un vacío ávido al otro lado. No. Lo saludó un mundo colorido con formas abstractas, danzando sin parar. Halos impávidos, una locura infinita.

Ramón abrió la boca.

“¡Coño!”

Dio un paso, mas no sintió nada. Gritó, sin voz. Y su forma humana cambió al mismo ritmo abstracto, danzando sin danzar, como los coloridos halos. Mutó. Transformó átomo a átomo su forma. Mutó la cáscara humana, ahora caparazón animal. Duro, oscuro. Patas, hilos, capas y capas sin forma. Todo cayó. Todo cambió.

Ramón había sido una cucaracha cuándo vivía. Y ahora, caminaba como una, transformado. Una gran cucaracha oscura y vomitiva.

“Diablos…”

Ah, Karma…

Relato registrado en el Ministerio de Cultura. Por favor, contacta conmigo si deseas conocer los números de registro. Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos por la ley y bajo los apercibimientos legales previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin autorización previa.

 

Reto 29/52 – Karma (parte 2)

karma-top

Ramón hizo un a pausa. Luego apartó la mano y se levantó.

—Pero tengo que hacerlo. Y lo sabes. Tú te lo has buscado. Y él se lo ha buscado. En el fondo todo es su culpa, ambos lo sabemos. Con él todo salió mal desde el principio. —Negó con la cabeza haciendo un ruidito—. Todo salió mal. Todo.

Marisa abrió la boca para hablar, pero volvió a cerrarla sin decir nada. Pero se lo pensó mejor y añadió, con un hilillo de voz:

—A mí puedes hacerme lo que quieras, ya no me importa. Pero a nuestro hijo… No le pegues más, por favor. No es su culpa…

Ramón miró a su mujer, incrédulo.

—¿Que no es su culpa? ¿Vestirse como una niña, decir que es una niña no es su culpa? Pues claro que debo pegarle, es mi deber. ¿Ves como todo salió mal con ese niño? Te lo dije… Pero sé que aún estamos a tiempo. Debo corregir esa desviación. Y lo haré. Continue reading “Reto 29/52 – Karma (parte 2)”

Reto 28/52 – Karma (parte 1)

karma-top.png

—Te quiero, preciosa.

Marisa respiraba suavemente, con la cara vuelta. Su pecho se movía tan suavemente que había que fijarse para detectar el movimiento de la respiración.

—Te quiero, te quiero, nunca me cansaré de decirtelo.

Ramón, en cuclillas a su lado, le acariciaba la mano, con el rostro serio.

—Sé que no todos los momentos son buenos, ambos tenemos un carácter difícil. Pero nos queremos, que es lo más importante. Debemos aprender a tolerar nuestros pequeños defectos…

Marisa seguía con la cara vuelta.

—Te quiero tanto que toleraría casi cualquier cosa que hicieras, mi amor. Casi cualquier cosa. Debemos olvidar lo malo, hacer que nuestra historia no se vaya por la borda. No, no, no. —Ramón negó vigorosamente con la cabeza y apretó levemente la mano de Marisa. La mujer dio un respingo involuntario—. No lo permitiré por nada del mundo. ¿Y tú? Continue reading “Reto 28/52 – Karma (parte 1)”