Reseña: Profecía (Crónicas Arcanas I)

 

Autora: Clara S. Melongena (@diarioberenjena)
Longitud: 72 páginas
Página web: https://enelbosqueestoy.wordpress.com/
Lee el bolsilibro: 
https://lektu.com/l/clara-jimenez/profecia-cronicas-arcanas-i/8586

profecia_cronicas_arcanas_i_8586_82WGEZAX“La orden Magicae existe desde tiempos remotos, velando por la seguridad de quienes eran perseguidos por practicar la brujería. Ahora, la amenaza de viejos enemigos y una profecía harán temblar sus cimientos de siglos de historia. Zarza, una maestra reputada de la orden, tiene la tarea de encontrar una solución… pero quizá no es la que esperan. Quizá el tiempo de las profecías haya llegado a su fin.”

El formato del bolsilibro me tiene loco desde hace unos meses, cuando empecé a consumirlo más. Parte de culpa la tiene mi reciente falta de tiempo -paternidad y esas cosas-, que me ha hecho apreciar las historias más pequeñas y autocontenidas. Y he descubierto una cosa: más corto no significa con menos contenido, no. Muchas de estas novelas breves, novelletas o bolsilibros (como se llamen) tienen historias la mar de complejas que su brevedad incluso realza.

En este bolsilibro Clara crea una historia de fantasía con su inicio y su final, algo complicado de encontrar en la fantasía de hoy en día (yo mismo soy culpable de iniciar sagas…). Y lo hace creando un mundo propio en el que la magia y las criaturas sobrenaturales se entremezclan con los humanos moradores del mundo “normal”. Y lo hace muy bien.

No voy a hablar mucho de la historia que se narra; con el breve apunte de la sinopsis es más que suficiente para despertar el interés. Voy a comentar un poco más la escritura, los personajes y el trasfondo.

Crear un mundo de fantasía puede ser algo titánico. Es, desde luego, algo contrario al concepto de los bolsilibros. ¿Como lo ha hecho la autora de Profecía? A mi entender, dividiendo la definición del mundo en varios libros autocontenidos. Porque si, la historia empieza y termina, pero queda muy abierta a continuaciones. Algo que ese “I” de la portada deja aún más claro. En este primer volumen Clara describe las órdenes mágicas que conviven con los humanos, los escondrijos secretos en el que las criaturas mágicas se ocultan y protegen y lo que sucede cuando el velo que separa ambos mundos cae.

Todo esto lo hace desde la perspectiva de varios personajes interesantes (casi todos en el bando de los “buenos”, para entendernos) y algunos un poco más planos (casi todos en el bando de los “malos”, igualmente es una agrupación personal que no hay que tomar al pie de la letra), pero que no desentonan y cumplen su papel. Todos estos personajes llevan la historia a la perfección.

La escritura es sencilla y directa, muy fácil de leer. Tiene muchos toques de humor, aunque menos que “Pies de pato”, otra historia corta de Clara que ya reseñé en el blog. Esto viene a evidenciar que aunque el estilo de la autora se mantiene, estamos aquí ante una obra más “seria”, de mayor calado.

Mención especial al cuidado que ha puesto la autora en hacer una novela respetuosa con todas las identidades de género, uno de los grandes asuntos pendientes de la literatura actual. Este es un punto que se nota que va cambiando poco a poco, haciendo nuestra literatura cada vez más inclusiva. Algo muy bueno y necesario.

Es, en definitiva, un bolsilibro que se lee de un tirón y entretiene a cualquiera, sea amante de la fantasía o no. Está disponible de forma gratuita en Lektu, por lo que no hay excusa que valga.

Sobre la autora:

iejr7sxzt_uClara Jiménez toma su apellido artístico del nombre científico de las berenjenas (Solanum melongena). Es una autora multidisciplinar que comparte en su blog personal relatos y canciones, pues su otra pasión es la música. Podéis escuchar sus creaciones como cantautora en su página de Soundcloud.

En su literatura prima el humor y la fantasía. Además, añade unas ilustraciones supermonas a sus textos, algo que se agradece enormemente. Actualmente ha publicado dos bolsilibros en Lektu:

  • Pies de pato
  • Profecía (Crónicas Arcanas I)

Además, organiza un pequeño pero divertidísimo reto literario llamado -como es lógico- Torneo Remolachachi. Un pequeño concurso literario en el que he tenido el honor de participar y con el que me he divertido tremendamente. Podéis leer más sobre él aquí y en su cuenta de Twitter.